Cinco palabras: piscinas de hotel de Madrid

A menos de una hora de Madrid: Granja La Bellota.

No es un hotel, sino una finca situada en medio de un encinar protegido de 100.000 hectáreas. La casa, decorada con aire afrancesado, data de 1904, cuando fue construida para controlar los incendios. De ahí sus vistas. Cuenta con cinco habitaciones, se alquila al completo y con servicio de bed&breakfast. La piscina está envuelta en campo, horizonte y elegancia.

Ver artículo Volver a artículos de Condé Nast Traveler¨